Creían que era un extraterrestre pero la ciencia lo desmiente

0

México (Agencias).- En 2003 un hallazgo generó una enorme intriga internacional: un pequeñísimo esqueleto momificado con una cabeza alienígena, metido en una bolsa de cuero descubierta detrás de una iglesia, en el desierto chileno de Atacama.

Una década después quedó descartada la idea de que se trataba de un extraterrestre y este 22 de marzo un grupo de investigadores anunció que un análisis genético mostró que el esqueleto, apodado “Ata”, pertenecía a una niña con varias mutaciones genéticas raras relacionadas con el enanismo, malformaciones y envejecimiento prematuro.

Los expertos habían determinado que los huesos parecían pertenecer a alguien de entre seis y ocho años. Pero el avanzado desgaste en los huesos era probablemente una consecuencia de sus malformaciones, no un reflejo de su edad real.

“Dado su tamaño y la gravedad de sus mutaciones, parece probable que (la niña) fuera producto de un parto prematuro”, agregó la investigación.

Tampoco es un esqueleto antiguo, como apuntaban algunas hipótesis. Los investigadores ahora dicen que el esqueleto, que está increíblemente intacto, probablemente no tenga más de 40 años.

A partir del ADN extraído de la médula ósea, los investigadores hicieron un análisis del genoma completo que determinó que era nativa de América del Sur, “con variaciones genéticas que la identificaban como procedente de la región andina habitada por los indígenas chilotes chilenos”, dice el informe.

La forma en que la niña llegó a tener estos defectos genéticos sigue siendo un misterio, pero los investigadores sugirieron que la contaminación de una mina cercana podría ser la responsable.

“Si bien solo podemos especular sobre la causa de las múltiples mutaciones en el genoma de Ata, el espécimen fue encontrado en La Noria, uno de los muchos pueblos mineros de nitrato del desierto de Atacama abandonados, lo que sugiere como posible factor la exposición prenatal al nitrato, que daña el ADN”, señaló el estudio.

Con información de AFP.

DEJA UNA RESPUESTA