¿Por qué la Torre Latinoamericana ha resistido tres grandes sismos?

0

Curioso – El famoso rascacielos denominado “La Torre Latinoamericana” está localizado en el centro de la ciudad de México.

La verdad que tanto su ubicación, como su altura (188 m) y su historia lo hace la construcción más importante de la ciudad. Por otro lado, es ampliamente reconocido internacionalmente como un excelente punto de referencia por su destacada ingeniería y arquitectura. Vale la pena destacar que ha sido el edificio mejor construido sobre un terreno altamente sísmico.

A finales de la década de los años 40, se comenzaron los planes para la construcción de la súper edificación que alojaría a la compañía Latinoamericana de Seguros, con la reforma de llevar a cabo la creación que mostrará la importancia y popularidad de la empresa mexicana y el crecimiento de la nación en puntos arquitectónicos y económicos.

Básicamente se consideró un proyecto que reflejaba 27 pisos, con pilares de madera y una estructura de acero reforzado con concreto de la máxima calidad. Posteriormente, se realizaron estudios del subsuelo y se llegó a la conclusión de que era óptimo para diseñarlo con 40 pisos en vez de los 27.

Un hecho que es verdaderamente importante es que la Torre Latinoamericana fue el rascacielos más alto de la nación mexicana desde el año 1953, cuando fue construido, hasta la inauguración de la Torre Ejecutiva Pemex, en 1984.

Esta edificación le gana por sólo 22 metros de alto y estuvo posicionada como la más alta de México durante 20 años. Sin embargo, fue superada por la construcción de la Torre Mayor en el año 2003.

Ambos edificios en conjunto con la US Bank Tower, la Gran Torre Santiago y la Torre Titanium La Portada están ubicados en un suelo sísmico tan inestable que fueron creados para ser los rascacielos más resistentes del mundo, pudiendo soportar como máximo un terremoto de 8,5 en la escala de Richter.

La Torre Latinoamericana inmediatamente un año después de su inauguración, ganó una fama incalculable a nivel global cuando se produjo el gran terremoto del 28 de julio de 1957, y este salió sin ningún rasguño comparando con otros edificios de la ciudad.

Tiempo más tarde el American Institute of Steel Construction (Instituto Americano de la Construcción de Acero) le dedicó un reconocimiento al rascacielos gracias a la satisfactoria construcción con estructuras del mejor acero y con un gran número de pilotes profundos que impidieron que se cayera.

A pesar de lo sucedido para esa fecha, el edificio se puso a prueba 28 años después con un sismo de 8.1 grados a la escala de Richter, que tuvo un saldo de más de 40 mil víctimas.

El 19 de septiembre de 1985 el movimiento telúrico se llevó a cabo, teniendo su epicentro en el Océano Pacífico mexicano, cercano a la desembocadura del río Balsas. Vale la pena destacar que, hubo mucha destrucción en la zona centro, sur y occidente de la nación, por lo que ha sido el terremoto más significativo y violento de la historia de dicho país.

Una vez más la torre sirvió como reflejo de estabilidad y fortaleza ante los movimientos telúricos.

Exactamente el rascacielos fue construido con un total de 361 pilotes reforzados con el mejor cemento de la época, los mismos que están enterrados a una profundidad no menor de 34 metros.

 ¿Sabías que este gran inmueble se puede recrear como un barco sobre el agua?

Presta atención: encima de los pilotes anteriormente mencionados, se construyeron una especie de 3 sótanos ubicados sobre un cajón de concreto, el cual sirve como una caja de flotamiento, permitiendo a la torre tambalearse con facilidad.

Hasta los momentos, la última demostración de su dureza e ingenio, se produjo el 19 de septiembre de 2017. ¡Qué coincidencia!

Sí, el mismo día y el mismo mes que el anterior. Otro sismo se registró ese martes, cuya magnitud fue de 7,1 a la escala de Richter. Su epicentro se ubicó 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, en el estado de Morelos. Sin embargo, el número de víctimas fue devastador al igual que los daños y se concentraron principalmente en la ciudad de México, así como en Puebla y Oaxaca.

La verdad es que es de suma importancia estudiar el subsuelo antes de construir sobre él una edificación. No importa que lo que se vaya a fabricar sea una casa, un edificio u otro tipo de inmueble, los estudios pertinentes antes de colocar un ladrillo encima, deben hacerse con cautela y respeto.

La Torre Latinoamericana nos sirve de ejemplo para guiarnos a comprender la importancia de anticipar algún evento natural como es el caso de un sismo.

Por uniradioinforma.com

DEJA UNA RESPUESTA